aha-toro

 
 
 
 

Aha Toro

 

Quienes Somos


Toro era un burel valiente y empeñoso; también poseedor de una briosa determinación. Se paseaba como dueño absoluto de aquel paisaje de tonos azules interminables, con agaves orgullosos que maduraban firmes y puntuales, dispuestos a sacrificarse para dar vida al preciado elixir, fruto de sus entrañas y tradición.

El alma inquieta de Toro, y su hermoso pelaje negro, se fusionaban con el azul del campo; cómplices en su aprovechamiento de la solitaria quietud de la noche... y al final de ella, escabullirse a la bodega donde yacían las piñas recién jimadas.

Las primeras incursiones fueron exitosas; Toro gozaba festines insaciables en los que devoraba el alma del tequila; era un dios tomando en sacrificio las bondades de la tierra para hacerla próspera.

Pronto los jornaleros comenzaron a montar guardias para detener lo que para ellos era un sacrilegio, y para Toro, su éxtasis. Cada noche se escuchaban los gritos desesperados: ¡Aha Toro! ¡Salte de ahí! ¡Aha, aha!

Pronto, un muro terminó con las andanzas de Toro en la bodega; sin embargo, no cesó su amor por la riqueza azul que se mezclaba con la tierra rojiza. Desde entonces, cada noche deja su corral para guardar y proteger la manifestación espinada de Dios, de la que nace el alma de nuestro tequila AHA YETO.

Sabor de nuestra tierra